Murió oficialmente el Blackberry


BlackBerry, la otrora dominante empresa de dispositivos móviles cuyo teclado físico era imprescindible para los profesionales de la carrera hace más de una década, ha echado el freno a su producto estrella.

La empresa con sede en Canadá, que desde entonces se ha convertido en una compañía centrada en la ciberseguridad, dejará de ofrecer soporte técnico al cada vez menor número de usuarios de teléfonos BlackBerry a partir del martes.

La compañía reveló originalmente sus planes de desechar sus teléfonos inteligentes en su sitio web en septiembre de 2020, aunque optó por esperar hasta el 4 de enero de 2022, "como una expresión de agradecimiento a nuestros leales socios y clientes."

Eso significa que cualquier persona que posea uno de los muchos dispositivos BlackBerry no podrá contar con servicios básicos como llamadas telefónicas, mensajes de texto, datos y la función de emergencia 911.

BlackBerry, que dejó de fabricar teléfonos móviles en 2016, fue desbancada por Google y Apple, cuyos respectivos sistemas operativos Android e iOS se combinan para tener más del 99% de la cuota de mercado mundial.

BlackBerry está cerrando los servicios de todos los dispositivos que funcionan con el sistema operativo Blackberry 7.1 o anterior, así como BlackBerry 10, BlackBerry PlayBook OS 2.1 y versiones anteriores.

Los propietarios de dispositivos BlackBerry que funcionan con el sistema operativo Android no se verán afectados.

El anuncio de la compañía es el toque de difuntos para un fenómeno cultural y tecnológico que llegó a estar tan extendido que se le llamaba en broma "crackberry" por su fama de inspirar un uso adictivo.

La BlackBerry era el teléfono preferido por celebridades de alto poder adquisitivo como Kim Kardashian, Rihanna y Jennifer López. El ex presidente Barack Obama se negó a desprenderse de su BlackBerry tras entrar en el Despacho Oval en 2009.

El futuro de BlackBerry está en duda por el fin del acuerdo con el fabricante

Ese fue el mismo año en que la empresa matriz de BlackBerry, Research in Motion, con sede en Waterloo, Ontario, fue nombrada por Fortune como la empresa de más rápido crecimiento del año.

Fundada en 1984 por Mike Lazaridis y Doug Fregin, BlackBerry lanzó por primera vez un localizador con correo electrónico, el BlackBerry 850. Era único porque tenía un pequeño teclado que facilitaba el envío y la recepción de correos electrónicos.

El éxito del 850 preparó el terreno para la presentación del BlackBerry 957, el primer teléfono inteligente de la empresa, que venía equipado con funciones de correo electrónico e Internet. Salió a la venta en abril de 2000.

A pesar de la llegada del iPhone de Apple en 2010, BlackBerry continuó su constante ascenso hacia el dominio. En 2008, su capitalización de mercado superó los 78.000 millones de dólares. Sólo dos años después, representaba más del 50% de la cuota de mercado nacional y el 20% de la mundial.

En el apogeo de su poderío, BlackBerry vendía más de 50 millones de dispositivos al año y sus acciones cotizaban a 230 dólares por título.

Sin embargo, la empresa fracasó al no prever que la demanda de teléfonos inteligentes estaría impulsada por el consumidor masivo y no sólo por aquellos que buscaban utilizarlos con fines laborales.

Los intentos de BlackBerry de competir con el iPhone lanzando su propio smartphone con pantalla táctil, el Storm, no lograron hacer mella en el mercado.

El director ejecutivo de BlackBerry, John Chen, presenta el nuevo smartphone Blackberry Classic durante el evento de lanzamiento en Nueva York, Estados Unidos, el 17 de diciembre de 2014.

El intento de incursión de la compañía con sede en Ontario en el mercado de los smartphones hace más de seis años fue un estrepitoso fracaso.

Hasta este mes, BlackBerry tenía una capitalización de mercado de 5.280 millones de dólares. Cotizaba en Wall Street a 9,24 dólares por acción justo después del mediodía del martes, un desplome del 90 por ciento en comparación con hace una década.


Contenido patrocinado

Contenido patrocinado