PENA DE MUERTE podría enfrentar el boxeador que asesinó a Keishla


El boxeador Félix “El Diamante” Verdejo de 27 años pasó su primera noche en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo en Puerto Rico, luego de que la Fiscalía federal lo acusara de robo de auto y el secuestro que desencadenó el asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz y por matar intencionalmente a un niño no nacido que tenía en el vientre la occisa.

Estos cargos le podrían valer la pena de muerte al boxeador que algún día apareció en el video de Bad Bunny, ¿Quién tú eres?, que ya ha desaparecido de la plataforma de YouTube.

El boxeador comparecerá durante este lunes 3 de mayo a la vista inicial, en la cual el magistrado federal de turno le informará los cargos en su contra y que es elegible a la pena capital, por lo cual la corte posteriormente le asignará abogados expertos en ese castigo.

Fuentes de EL VOCERO indicaron que las autoridades federales radicaron el caso contra Verdejo previo a los estatales debido a que un testigo cooperador se negó a hablar con las autoridades locales.

La denuncia de Gottfried fue acompañada de una declaración jurada, radicada por un agente del FBI, que ofrece los detalles del crimen, basado en el testimonio del testigo.

De acuerdo con las declaraciones del testigo, “que tuvo conocimiento de primera mano” sobre los eventos ocurridos, el 27 de abril Verdejo lo contactó y le pidió que le ayudara en la terminación del embarazo de la víctima (Rodríguez Ortiz), quien le comunicó al púgil que estaba embarazada de él.

El 29 de abril, el boxeador contactó a la víctima y para verse en su residencia. El boxeador y el testigo se trasladaron a bordo del vehículo negro Dodge Durango propiedad de Verdejo. La víctima llegó al lugar acordado en su vehículo, una Kia Forte gris y allí se subió al auto de Verdejo.

Según la declaración, luego de que conversaron, Verdejo le dio un puño a la joven en la cara y le inyectó una sustancia con una jeringuilla, que fue adquirida en un punto de drogas. Se alega que el boxeador y el testigo le amarraron los pies y los brazos con un alambre. Luego le amarraron un bloque para tirarla a la laguna donde después la encontraron.

Información de www.elvocero.com